Friday, 1 April 2011

Pequeños contratiempos de mi pequeña vida

Esto es lo que salía hoy de mi auto, sólo que estado gaseoso (e hirviente, y furioso) de mi auto, exactamente en la intersección de Av. Avellaneda y Acoyte.


No tuve otro remedio que llamar a la grúa.


Que me trajo el auto "hasta la esquina del garage" y se negó a dejarlo en el garage porque según el la calle es chica. Muchas veces han parado grúas allí, perfectamente en orden. Supongo que habrá sido determinante mi indiferencia ante sus sugerencias coimísiticas.
Conclusión, a pesar de la grúa, me hizo falta un bidón para cargarle agua al auto y hacer los últimos 50 metros.

Hoy me siento así.

3 comments:

Billy said...

No! Que hdp!

Perante tu indiferencia, que bueno que no te dejó donde estabas y tuvo la amabilidad de llevarte justo hasta casi, casi allá. ;)

(que le salgan hemorroides y no se pueda sentar en su gruita hermosa)

Lucy in The Sky said...

Así me gusta! Con la frente bien alta y sin coimear! Te merecés un kg de Malabrigo del que quieras!! Que sueñes con las lanitas!

Alitas said...

Querida!! me hiciste acordar de un viaje de Paraná a Carapachay con el auto perdiendo agua, en autopista la temperatura iba más o menos controlada... eso sí, en cuanto frenábamos un poco, había que darle un poco de agua al pobre auto. Ni quieran imaginar lo que tardamos en llegar!!!

Suscribite ahora

¿Buscás algo? / Looking for something?

Loading...

¿Les gustaría un podcast en español?